Consejos, Sin categoría

PRESTEN ATENCION PADRES: Un Niño Enferma Después de que su Madre lo Llevara en el Carro de la Compra

Vivienne Wardrop es una madre que cometió un error nada esperado cuando fue a hacer la compra con su hijo pequeño, ya que todo resultó en que el pequeño tuvo que pasar diez días en el hospital.


Durante la compra, esta madre colocó a su hijo en el asiento de los carros destinados para los niños, como cualquier persona haría, pero al día siguiente su hijo se puso muy enfermo.
peligros-carrito-compras-supermercado
Su madre explicó que tenía diarrea, que vomitaba todo lo que comía y estaba ardiendo por culpa de la fiebre. Lo llevó al hospital donde le hicieron numerosas pruebas y análisis de sangre donde pronto descubrieron que tenía salmonela, meningitis y rotavirus.

Logan lleva dos semanas en el hospital recuperándose poco a poco gracias al tratamiento que le han dado los médicos. Ahora su madre intenta concienciar al resto sobre el peligro de poner a los niños en estos carros de la compra sin una manta o sin desinfectarlos.

‘Quiero advertir a los padres acerca de utilizar el asiento que tienen los carros para los niños sin utilizar una manta o sin limpiarlo antes’.

Su madre asegura que no pensó en nada de esto cuando lo colocó allí mientras hacía la compra y que los médicos aseguran que es el lugar donde contrajo estas enfermedades.

El pequeño tiene tan sólo diez meses y no contrajo una sino tres enfermedades diferentes, por lo que es muy importante evitar poner a tu bebé en la silla del carro de la compra.
un-nino-enferma-despues-de-que-su-madre-lo-llevara-en-el-carro-de-la-compra-1475787317
El pequeño se ha pasado diez días conectado a todo tipo de aparatos y vías para contrarrestar la deshidratación y darle el alimento necesario.


En muchos supermercados hay dispensadores como los siguientes para limpiar el carro antes de poner a tu hijo, pero no suele ser muy habitual, por lo que recomendamos que evites usarlos y si es indispensable tener que ponerlo ahí intenta cubrirlo con una manta o con lo que tengas a mano para evitar el contacto directo.

¡No olvides compartir esta historia para advertir a todos los padres!