Fue Sorprendido por si Jefe Estudiando Durante su Descanso Laboral y Este lo Fotografio. Su Sueño ! Pasar de Obrero a Arquitecto

Comparte con tus Amigos!

Cuando se difunden casos así, es importante detenerse un momento a valorar lo que tenemos y las oportunidades que se nos presentan, además darnos cuenta de que el que quiere superarse no necesita dinero, solo ganas.

Año 2014. La foto del albañil Roberto Ríos (20) se hizo viral y causó mucha emoción. El joven obrero se puso a estudiar en una construcción mientras descansaba de sus labores.

Este joven que fue sorprendido en su descanso, estudiando; debe servirle a muchos como ejemplo, porque no solo enseña auto superación sino que también ejemplifica que los sueños sí se pueden lograr.

A continuación conocerás la historia del joven Roberto. Este joven trabaja de día para mantener a sus padres y estudia de tarde para alcanzar su sueño.

Su sueño no era sencillo de alcanzar, quería llegar a la universidad para estudiar arquitectura y ser uno de los mejores en su campo. Y pues, va por un buen camino. Su jefe lo vio estudiando, lo grabó y difundió el video. El jefe afirma que este joven es de admirar y sencillamente se siente orgulloso.

Historia de Roberto

Este joven de 20 años es nativo de Paraguay, el país donde los estudios son prácticamente inaccesibles.

Roberto, por circunstancias desconocidas tuvo que perder 2 años de sus estudios, pero esto no fue impedimento para él de seguir adelante. Tuvo que conseguir un trabajo para mantenerse a él y a sus padres.

El trabajo que consiguió fue de albañil, un trabajo desprestigiado y mal pagado en Paraguay pero el joven Roberto seguía luchando por sus sueños.

El jefe de este joven, un día lo pilló estudiando para un examen en su hora de almuerzo, capturó una foto que se ha hecho muy viral a lo largo del último año.

El señor afirma que Roberto es un joven ejemplar; después de estas declaraciones la vida de Roberto empezó a cambiar.

Empezó como ayudante en la construcción de su jefe. Haciendo nada más que recoger escombros. Después de que fue sorprendido estudiando, pasó a ser un trabajador oficial de la construcción.

Su jefe afirma que este muchacho no es como otros, él no tiene malos hábitos, no bebe y no fuma, solo sabe hablar del gran sueño que tiene de llegar a ser un arquitecto profesional.

La historia de Roberto no termina en el momento que fue ascendido. A inicios de este año, un filántropo Paraguayo residenciado en Estados Unidos, se ofreció a ayudarlo económicamente para alcanzar su sueño. El bondadoso señor pidió que no se revelara su identidad.

Gracias a este hombre y a la fuerza de voluntad del joven, Roberto se encuentra actualmente en el primer año de su tan ansiada carrera universitaria.

Este joven nos deja una lección a  todos, a la hora de alcanzar tus sueños no hay excusas. Lucha que siempre hay una recompensa